Curso Avanzado en Penales en Argentina

El Curso avanzado "El Arte del SIlencio" en los Penales en Argentina

Desde el año 2003 se dictan cursos Prision SMART en Argentina. Por convenios tanto con el Servicio Penitenciario Federal, como en el Provincial donde estamos trabajando. Hasta la fecha, se han dictado estos seminarios en varias unidades de las que citamos: Unidad Penal 3 de Rosario, Unidad Penal 24 de Florencio Varela, en la Cárceles de Mujeres de Hornos en La Plata, e unidad 46, 47, y 48 de San Martín y San Isidro, en la 39 de Ituzaingó, en 28, 35 y 36 de Magdalena, en la 41 y 21 de Campana, penal de Sierra Chica, y en algunas otras Provincias de Argentina, como Santa Fe, Rio Negro, entre otras.



A partir del año 2009 se formó un equipo de instructores "dedicados exclusivamente" al dictado de cursos dentro de la prisión, con una coordinación general, y  un programa que implica que cada unidad que es incorporada, recibe con regularidad el dictado de un "curso básico" mensual, y la asistencia de por lo menos un día a la semana para el reencuentro y repaso de las técnicas, intercalando además con cursos de "meditación" y de "yoga", a fin de que los internos tengan una variedad de cursos y un  verdadero seguimiento y sentido de pertenencia a nuestra institución.



A partir de  esta implementación hemos  podido ingresar a las cárceles de máxima Seguridad, por lo que hemos focalizado particularmente el trabajo con los internos de mayor conflictividad y violencia, iniciando en este año particularmente, una experiencia  nueva  con un pequeño grupo de internos que viven en estado de aislación absoluta por su grado de violencia con quienes comenzaremos a trabajar en grupo.



El resultado es que muchos de los internos supuestamente "irrecuperables", según calificación del Estado Nacional a través de sus Servicios y que por esa características debían vivir en celdas de castigo u absoluta aislación,  hoy son nuestros colaboradores dentro del penal siendo los que organizan cursos y prestan ayuda a sus compañeros, para facilitar la propagación de nuestras técnicas, y en el mismo sentido se han convertido en verdaderos colaboradores del sistema penitenciario, han comenzado estudios en los tres niveles, promueven trabajos humanitarios, abrieron áreas de teatro, música, talleres de escritura y arte.



Desde el año 2010, estamos impulsando la creación y formación de pabellones del Arte de Vivir, algunos se formaron a partir de  propuestas de los mismos internos, y hoy estamos impulsando la formación de los mismos a partir de una selección hecha por nuestros instructores entre los internos que siguen nuestras prácticas, a fin de  facilitar sus prácticas diarias en forma conjunta guiados por sus propios compañeros,  ya  que en muchas unidades mas de la mitad de la población  ya ha tomado el curso y en la actualidad mas de 3000 internos, ya lo han hecho, con una baja notable en el comportamiento general.



Durante el año 2010, pudimos darles el primer curso de meditación y éste año dimos el primer curso Fase 2 dentro de una prisión argentina, con doce horas continuas de prácticas durante cuatro días, alimentación vegetariana y silencio.



Además de la recuperación anímica, la disminución de la violencia, estamos implementando un verdadero sistema de reinserción social, con programa de continuidad una vez recuperada la libertad, entre las que se encuentra la formación de nuevos instructores del Arte de Vivir.



Desde ya solo tengo palabras de agradecimiento por su labor y su ayuda dentro de estos muros los cuales eran muy duros para mí, pensar desde que llegó el Arte de Vivir de la mano de Ismael, el Instructor, que comenzó para mí como una salida del pabellón, con el pasar de los días me fui dando cuenta que era mucho mas que una distracción el Arte de Vivir, encontré una mejora en mí forma de pensar, de expresarme. Aprendí que hay que disfrutar el momento y ser feliz. Me di cuenta que la respiración es mi paz, armonía y en Ismael se que encontré una gran persona, que con el tiempo le voy tomando gran aprecio, me habló como jamás nadie lo había hecho. El arte de vivir me enseñó a cambiar mi forma de ver a los demás y de tener paz en mi interior desde que estoy con los cursos de respiración y meditación estoy mejor, lo siento yo en mi interior y los mismos internos y como también noto que ya ni la policía me molesta, todo por que logré un gran cambio en mi vida, aprendí mucho, ahora soy más paciente con mis problemas y aprendí y sigo aprendiendo a ser mejor persona, ahora sigo respirando con las técnicas del arte de vivir y estoy seguro que con la armonía que tengo estoy bien, celebro el cambio que hay en mí y no voy a volver jamás a un lugar como este, se que ahora veo las cosas de otra manera, que es el buen camino. Por lo bueno pienso en mi familia y tengo en casa la foto de Ravi Shankar y cuando esto termine solo espero poder recibir la ayuda de todo lo aprendido para poder superar todos los errores cometidos, ahora se lo que es bueno para mí y lo verdadero de la vida, hay que vivir el momento presente y ser feliz y respirar con muchísimas ganas. Gracias por enseñarme el buen camino de la vida, prometo por el amor y enseñanza que me brindó con sus palabras y sus técnicas respiratorias que no voy a fallar jamás que voy a ser un hombre de bien, desde ya se lo agradezco por todo y espero puedan seguir ayudando a mucha más gente así vamos a lograr una gran armonía y paz para todos. Vivamos el presente, valoremos la vida y seamos felices, estoy muy agradecido, muchas gracias”.  

Testimonio de Chuky, unidad 21, Campana