Decision and confusion

La decisión llega sólo cuando hay confusión. Cuando no hay confusión, no hay decisión. Por ejemplo, si hay un trozo de madera y un bizcocho sobre tu escritorio, no decides cuál comer, no es cierto? La decisión es siempre referida a una decisión, y decidir siempre es confuso. Por lo tanto, ¡todos los que toman decisiones están confundidos! (risas)

Mientras más decisiones tomas, más confundido estás, y al igual que los resultados, te mueves entre el dolor y el placer. Mientras más te conviertes en observador, más despreocupado y alejado estás. La confianza, la fe, el amor y la alegría es manifiesta dentro y fuera de ti.

¿Están confundidos, decididos o felices ahora? 

Verónica: Confusión es una expresión demasiado fuerte. ¿No podría ser “elección”?

Daiana: Hemos decidido que elegir es confusión. (todos se ríen)

Hernán: ¿Hay libertad sin confusión?

 

Sri Sri: Cuando estás confundido, no hay libertad.

 

Hernán: ¿Cuál es la libertad de elegir?

 

Sri Sri: ¡La confusión!