El gran dilema

Si hay fe total, entonces no hay preguntas. Si no tienes fe, entonces, no tiene sentido hacer preguntas de ningún tipo porque cómo puede haber fe en la respuesta que se obtiene?

Harish: ¿Qué pasa con las preguntas que hacemos con total fe?

Sri Sri: Si tienes fe en Dios o en ti mismo, o en tu familia y amigos, entonces, las preguntas no pueden aparecer. Cuando saber que alguien está cuidándote,¿cuál es la necesidad de hacer preguntas? Por ejemplo, si has tomado el Expreso Karnataka-Bangalore, no hay necesidad de preguntar en cada estación: “¿A dónde va este tren?” Cuando hay alguien que cuida tu deseo, entonces ¿para qué ir a un astrólogo?

Rajesh: ¿Pero qué hay respecto de la fe ciega?

Sri Sri: La fe es la fe… no puede ser ciega. Cuando la llamas ciega, no es fe – por lo menos no la tuya! La ceguera y la fe no pueden encontrarse. Cuando pierdes la fe, te vuelves ciego.