La fe es tu riqueza

La fe es una riqueza. Si piensas que, por tener fe en Dios estás haciéndole un favor a Dios, estás equivocado. La fe te proporciona fuerza instantáneamente. La fe te da estabilidad, te posibilita estar centrado, en calma y con amor. Teniendo fe en el Gurú o en Dios, no le hace nada al Gurú o a Dios. Tener fe te da fortaleza inmediata. La fe es una gran riqueza; es una bendición. Si pierdes la fe, tienes que rezar por ella. Pero para rezar, necesitas fe. Esta es una paradoja. (risas) 

La gente tiene fe en el mundo – pero el mundo entero es sólo una pompa de jabón. La gente tiene fe en sí misma – pero no saben quiénes son. La gente piensa que tiene fe en Dios –pero no tienen idea de Dios. Si quieres dudar, tienes que dudar de todo.

Hay tres tipos  de fe: fe en ti mismo, fe en el mundo, y fe en Dios. Necesitas tener fe en ti mismo – sin fe, tú piensas: “No puedo hacer esto. Esto no es para mí. Nunca seré liberado en esta vida.” Debes tener fe en el mundo. Sin esto, no puedes moverte ni un centímetro en el mundo. Los bancos te dan préstamos porque tienen fe en que vas a devolverlos. Tú depositas dinero en el banco porque tienes fe en que te será devuelto. Si dudas de todo en el mundo, nada podrá ocurrir. Lo mismo sucede respecto de la fe en la Divinidad – ten fe en la Divinidad y evolucionarás. Todas estas fes están conectadas. Necesitas de las tres para ser fuerte.

Bill: Los ateos tienen fe en sí mismos y fe en el mundo, pero no en Dios.

Sri Sri: No tienen fe completamente en sí mismos. La falta de fe en Dios, en el mundo o en el ser produce temor. La fe en el mundo no puede ser constante porque las cosas siempre cambian. La fe te hace “lleno de fe”. Si tienes fe, estás pleno.

Rajesh: ¿Cuál es la diferencia entre fe y confianza?

Sri Sri: La confianza es el resultado. La fe es el comienzo.

La fe en ti mismo te da libertad.

La fe en el mundo te trae paz a tu mente.

La fe en Dios llama al amor en ti.

Tú puedes estar en paz teniendo fe en el mundo y sin tener fe en Dios, pero no es una paz completa. Si tienes amor, automáticamente hay paz y libertad. La gente que está extremadamente perturbada sólo debería tener fe en Dios.