La sutil verdad acerca de las virtudes

Si observamos nuestro comportamiento solemos posponer las cosas buenas pero las cosas malas las hacemos inmediatamente. Por ejemplo, si estamos enojados lo queremos expresar de inmediato, no esperamos. Sabes por qué? Porque las virtudes son tu propia naturaleza y nunca te van a abandonar. Tus vicios no son tu naturaleza y ellos te van a abandonar. Las tendencias negativas son transitorias y se irán si no las accionas. Tanto la frustración como el llanto no pueden durar por mucho tiempo, por lo menos manteniendo la misma intensidad. Quizás nos preocupe que estos vicios no se vayan aún ignorandolos. Es sabio posponer los vicios o tendencias negativas, de todas maneras no se van a quedar por mucho tiempo, e inmediatamente haz una buena acción. De lo contrario seguiremos posponiendo lo bueno para las proximas vidas. (Risas)