Meditación para cuidadores.

 

Meditación para cuidadores.

La meditación te da la habilidad de amar a otros y pacientemente cuidar de ellos, es el secreto de las relaciones.
Hay que ser valiente para cuidar a otros con una sonrisa.

Vijaya y Natrajan tenían la foto perfecta de matrimonio hasta que Vijaya fue diagnosticada con cáncer. Escuchando las noticias, me prepare a mi mismo antes de conocerlos. Me los imagine con caras de cansados de tristeza e incertidumbre, cuestionándose su fe.  Imagínense mi sorpresa cuando fui recibida con una sonrisa y con un  irresistible café filtrado del sur de la India.

Me maraville de esta pareja más y más y trate de descifrar su secreto. ¿Cómo alguien puede mantener un sentido de paz, optimismo y entusiasmo por la vida incluso en esas circunstancias?

“Mis últimos momentos han sido tan felices debido al Sudarshan Kriya de Sri Sri Ravi Shankar, la meditación y su conocimiento y ellos son nuestros compañeros constantes”, dijo Vijaya con una sonrisa mientras su marido pacientemente la atendía. Cada día la pareja meditaba incluso cuando Vijaya ya no podía mantenerse sentada, ella hacia una meditación guiada acostada.

¿Cómo ayuda la meditación?

La meditación libera el estrés que se acumula en nuestro cuerpo y en nuestra mente. Cuando el estrés se acumula causa dolencias en el cuerpo y fatiga en la mente. Las prácticas diarias de meditación previenen estas acumulaciones y nos curan en diferentes niveles.

“Cuando meditas y tu aura esta calma y centrada va a afectar a los otros de la misma manera” compartió Bhanumathi Narasimhan, Instructora senior de meditación Sahaj Samadhi. Un cuidador influye en la medida en que un paciente responde al tratamiento y contempla la situación. Un cuidador estresado va a inquietar al paciente mientras que uno más tranquilo, más pacifico va a transmitir esa misma energía.

“La meditación me ha dado fortaleza y desapasionamiento para aceptarme a mi misma y mi situación así como tal cual es, dándome la capacidad de amar a otros.” compartió Kangsha una brillante y burbujeante niña en sus 20 años con artritis. Muchas operaciones no quebraron su espíritu, hoy en día a pesar de luchar con su condición, es tutora de un grupo de niños desfavorecidos. “Al principio había muchos ‘por qué’ en mi vida, ahora pienso como hacer mi vida mejor y más útil”.

La mamá de Kangsha también medita en un esfuerzo por lograr un ambiente positivo y confortable.  Se encuentra a si mima más sensible con las delicadas necesidades de su hija y es capaz de ir pacientemente por ellas sin sentirse enojada o frustrada.

La meditación también te da un sentimiento de consuelo, fe y seguridad. Incluso si una enfermedad cambia nuestro mundo como lo conocemos, la meditación nos mantiene con los pies en la tierra y fuertes para prepararse para esos cambios. “Acepte la condición de mi hijo desde el día en que nació”,  dijo Jyoti Gandhi madre de un hombre de 33 años que es autista y tiene un severo retraso mental. Ella dijo que la meditación, el rezo y los mantras, la entrega y la fe en Dios le dieron la fuerza todos estos años.  “Me di cuenta de que voy a tener que servir a mi hijo a través de mi vida. Y viéndome pacifica a mi, todos alrededor mío también pueden estar en paz con la situación y darle a él tanto amor”.

Quiero meditar pero ¿cómo? me necesitan todo el tiempo.

Esta es una consulta muy común entre cuidadores.

Aquí hay algunos tips para ayudarte a ti y a las personas que cuidas:

·         Mediten juntos: Medita con el paciente todos los días. Pon una meditación guiada y si tienen compañía pídeles que los acompañen. Hay mucho poder en el sangha o la buena compañía y la compañía agradable es siempre bienvenida.

·         En cualquier lugar lo puedes hacer: Si estas esperando por un turno en el doctor o llevando a tu paciente al parque cierra tus ojos y medita incluso si es por unos pocos minutos. Se dice que 20 minutos de meditación es igual a 4 horas de sueño, entonces toma el descanso.

·         En cualquier momento lo puedes hacer: excepto inmediatamente después de una comida puedes meditar en cualquier momento. Entonces la próxima vez que venga alguien a ver a tu paciente te excusas y meditas. Tu paciente va a estar bien no te preocupes y tu te vas a sentir mejor después de haberte tomado un descanso cortito de meditación.

·         Levántate!: no importa si te sientes un poquito abajo algunos días incluso la naturaleza tiene el sol y la lluvia pasa unos minutos extra meditando ese día. Incluso si tienes que estar lejos de tu paciente por unos minutos. Mientras más feliz y fuerte estés eso se refleja en tu habilidad para cuidar al otro.

·         Comprométete contigo: Invierte en ti mismo, si tomas unos minutos para ver televisión, navegar en internet o escuchar música fíjate si puedes dedicarle unos minutos a la meditación. Haz todas tus actividades especialmente las recreativas pero así recuerda meditar esto va a cambiar la calidad de disfrute de todas tus actividades.

La espiritualidad y la meditación nos ayudan a experimentar que no somos solo el cuerpo, el cuerpo va a enfrentar la muerte pero nuestro espíritu es eterno. Aunque estemos jugando el rol del paciente o cuidando de un enfermo este conocimiento es una bendición.

La vida es un regalo, como cuidador tenemos la suerte de que se nos confiera el cuidado de otra vida. Entonces sonríe, cuida y medita. La fortaleza del espíritu humano es impresionante con la meditación como compañía te vas a maravillar de la forma en que vas a lidiar con las situaciones a las que enfrentas.

Inspirado en las charlas de sabiduría de Sri Sri Ravi Shankar.

Aportaciones de Bharathy Harish instructor de Meditación Sahaj Samadhi.