Miseria

La mente vive en más. La miseria comienza con “más y más”. La miseria te hace denso y burdo. El Ser es sutil. Para ir de lo burdo a lo sutil, atraviesas el relativo más fino…el átomo. Para superar aversión, odio, celos, atracción o enredos, debes ir al átomo. Ir al átomo quiere decir aceptar una muy pequeña parte de todo esto. Puede ser difícil aceptar algo que no te gusta pero definitivamente puedes aceptar una mínima parte (un átomo) de eso. En el momento en que aceptas ese átomo, verás un cambio. Esto debe ser realizado en un estado meditativo. Supón que amas a alguien. Quieres más y más de ese alguien. Y sin embargo no hay realización. En Anu Vrat (el voto de un átomo), sólo tomas un átomo de esa persona y eso es suficiente para traerte contentamiento. A pesar de que el río es vasto, un pequeño sorbo te satisface la sed. A pesar que la Tierra tiene tanta comida, un poco satisface tu hambre. Todo lo que necesitas son pedacitos pequeños. Acepta una muy pequeñita parte de todo en la vida, y esa aceptación te traerá contentamiento.

Stephano: ¿Qué ocurre con los problemas?

Sri Sri: Hay tantos problemas en el mundo, puedes aceptar una pequeña parte de ellos. Esta noche, recuéstate sintiendo que estás satisfecho, tomando una muy pequeña parte de la divinidad contigo. La satisfacción viene de lo sutil y no del “más y más”.

Pregunta: ¿Qué hay del dar?

Sri Sri: Toma una pequeñísima parte, y el resto, lo das.