Sabios son los que te hacen llorar por la Divinidad

Desafortunados son aquellos que lloran por el mundo. Afortunados son lo que lloran por la Divinidad. Errados son aquellos que te hacen llorar por el mundo. Sabios son los que te hacen llorar por la Divinidad. El origen del conflicto es la división entre “mío” y “tuyo”. El conocimiento facilita el sentido de pertenencia limitado, y resuelve este conflicto. Es sorprendente que cuando surge en ti el conocimiento, ¡no hay extraños en el mundo entero!  Al mismo tiempo, lo más próximo permanece desconocido para ti.

Fried: ¿Por qué los más próximos permanecen extraños?

Sri Sri: Porque nadie puede entender a alguien totalmente.¡La vida es un misterio!

Marcy: Pero Guruji, ¡tú nos entiendes totalmente! (risas)

Sri Sri: Despierten y vean. Todas esas distinciones entre “mi”, “mío”, “otros”, simplemente disuélvanlas.