Yoga para dormir

Si habitualmente no duermes bien, es probable que tu cuerpo comience a envejecer con más rapidez de la que debería, además de que no te sentirás bien y no podrás pensar con claridad. Al dormir, nuestro cuerpo remueve toxinas y reconstituye el sistema a nivel celular. Por eso, es necesario domir entre 6 o 7 horas al día.

Entonces, si eres de los que no puede dormir lo suficiente, el yoga puede ayudarte. la práctica regular del yoga es conocida por resolver ciertas dolencias y mejorar enfermedades, inlcuyendo el insomnio y los hábitos de descanso anormales. El yoga ayuda a liberar el estrés al final del día permitiéndote un mejor descanso nocturno. .

Una buena noche de descanso puede estar al alcance de tu mano y el tratamiento más recomendado es establecer una rutina de relajación previa a acostarte. Las siguientes posturas de yoga pueden ayudarte a relajarte y disfrutar de un buen descanso.

La postura de la inclinación hacia adelante o pinza (Hastapadasana): ayuda a estirar los músculos de la espalda, vigorizar el sistema nervioso incrementando el flujo sanguíneo y mejora la flexibilidad de la columna.

La postura del gato (Marjariasana): excelente estiramiento para la flexibilidad de la espalda. También brinda un suave masaje a los órganos del aparato digestivo y mejora la digestión de los alimentos, por lo tanto, tu descando será mejor. También favorece la ciculación sanguínea y relaja la mente.

La postura del niño (Shishuasana): brinda un estiramiento profundo y relajante a la columna y también calma el sistema nervioso para que logres un mejor descanso.

La postura de la mariposa (BaddhaKonasana): esta postura puede ayudar a eliminar la fatiga luego de largas horas sentado, de pie o caminando. Es también un muy buen estiramiento para los muslos internos, ingles y rodillas.

Piernas invertidas contra la pared (ViparitaKarani)

  • Recuéstate sobre tu espalda y levanta primero una pierna y luego la otra, apoya tus talones y piernas sobre una pared y permite que la pared sostenga su peso.

    Extiende tus brazos a los costados del cuerpo, las palmas mirando hacia el cielo.

    Ahora cierra tus ojos y toma respiraciones largas y profundas mientras te relajas en la postura. Puedes usar un cobertor de ojos para evitar que la luz te distraigas y puedas relajarte completamente. Permanece en esta posición tanto tiempo como te resulte cómodo y luego, lentamente baja tus piernas y recuéstate normalmente.

Una postura excelente para relajar piernas y pies cansados, menora la circulación sanguínea hacia el cerebro, elimina los dolores de cabeza livianos y calma la mente.

Además, recostarte sobre tu espalda con las piernas estiradas en Shavasana (postura del muerto)y hacer Yoga Nidra luego de las comidas puede ayudarte a relajar todo el sistema.

Los expertos en el buen descanso a menudo resaltan la importancia de crear una rutina previa a la hora de acostarse para indicarle al cuerpo que es hora de preparase para dormir. Puedes incluir el pranayama NadiShodhan a tu ritual nocturno para libera tensiones y relajarte.

Otras sugerencias para ayudarte a dormir mejor

Evita hacer pranayama Bhastrika y SudarshanKriya por las noches. Te llenarán de energía y eso será un impedimento para conciliar el sueño.

Evita mirar películas de terror por la noche porque las imagenes que permanezcan en tu mente te acompañarán durante la noche. Escuchar música instrumental suave es buena idea, cantos que te relajen o algo de Conocimiento antes de irte a dormir.

Crea tu propio ritmo de sueño. Dormir en cualquier momento del día no es recomendable. Interrumpe el reloj biológico. Lo ideal es dormir por la tarde una media hora y luego por la noche entre 6 y 7 horas dependiendo de la edad de las personas. Los niños y adolescentes necesitan más horas, entre 8 y 10, y los adultos, entre 6 y 7 horas.

Ahonda en lo que has hecho durante el día. Siéntete contento, ora y ve a la cama con una mente feliz y relejada. Mantén tu cama limpia antes de irte a dormir.

Termina tu cena a las 8:30 PM como máximo para contar con un espacio de dos horas entre tu última comida y tu descanso.

Si tuviste una pelea con tu esposo/a, novio/a o persona querida, asegúrate de resolverlo antes de irte a dormir. Mantener la pelea no sólo perturbará tu descanso sino que también puede arruinar el día siguiente.

Evita consumir alimentos estimulantes por la noche especialmente si sufres de insomnio.