La Meditación y la Conciencia

Meditation And The Consciousness

Podemos tener varios estados de conciencia. La meditación es uno de los más importantes. A continuación nombramos los estados normales de la conciencia.

  • Estar despierto:
  • Estamos despiertos experimentando el mundo a través de los cinco sentidos. En ausencia de alguno de ellos perdemos el sentido de la dimensión.

    En cualquier momento dado, en el estado despierto de la conciencia domina alguno de nuestros sentidos. Por ejemplo la vista, el olfato, el tacto, la escucha o el sabor.

    ¿Cuál es el propósito de cada uno de estos sentidos?

    Queremos tener el sentimiento de la elevación y de la dicha a través de cualquiera de estos sentidos. Queremos ver a algo sólo si es la fuente de la dicha, y no algo que nos pone tristes. La mente tiene una capacidad superior a la de los sentidos porque nuestros sentidos tienen una capacidad limitada para el disfrute.

  • Dormir:
  • El sueño profundo es el único momento en el que obtenemos un muy buen descanso. Pero dormir de más puede traerte aburrimiento si la energía se gasta allí

  • Soñar:
  • Recolectamos las experiencias en el estado del sueño

  • Meditación:
  • Necesitamos movernos a un nivel más alto de conciencia, el cuarto estado de conciencia, que todos conocemos a través de nuestra meditación, también llamado “turiya”. Este estado te da el descanso más profundo posible que nunca hayas tenido. La mente se vuelve fresca, fuerte y hermosa.

La meditación previene que el estrés entre en tu cuerpo y libera el estrés reprimido. Las dos cosas ocurren simultáneamente y libera la fuente y la dicha de lo que somos. Mientras este estado nos consuma más y más, nos volvemos más felices y cualquier cosa que vemos, sentimos o miramos se vuelve más intenso y más hermoso. Cada uno de nuestros sentidos hacen el trabajo de los otros sentidos también. Nuestra conciencia nos hace sentir que nuestro cuerpo es parte del todo, parte de toda la creación y que toda la creación es parte de nosotros.

Una vez que este cuarto estado se vuelve más predominante y más embebido en nuestra vida diaria, entonces nos movemos hacia el quinto estado de la conciencia, llamado conciencia cósmica. Esto significa estar conciente de todo el cosmos como parte de ti mismo.

Cuando el mundo es parte de nosotros, mucho amor fluye entre nosotros y el mundo entero. Este estado de conciencia nos da la fuerza para soportar las fuerzas opuestas en nuestra vida, para lidiar con las cosas que nos perturban, enojan y desilusionan. No nos aferramos a ellas.

Incrementar la conciencia nos ayuda a enfrentar las emociones negativas. Estamos acostumbrados a vivir “el momento” y dejar ir las cosas porque no importa cuan buenas son las personas con las que nos relacionamos, están atadas a malentendidos. Un estado elevado de conciencia ocurre cuando las intuiciones se desarrollan y la habilidad de ver y percibir crece.

Lo más elevado es lo más simple… Todo lo que necesita hacerse es aprender a dejar ir.