¿Cómo mejorar mis meditaciones diarias?

¿Cómo mejorar mis meditaciones?

Si practicaste  meditación  alguna vez, tal vez,  por momentos, notás que cuando te sentás a meditar tu mente parece como que se fue de vacaciones a un mundo de pensamientos. ¿Te pasó?

Aprender como meditar es el primer paso, y seguir algunos consejos te puede ayudar a lograr estados aún más profundos.

1- Llevar una sonrisa a la cara de otra persona.

¿Cómo te sentís cuando ayudas a alguien? ¿Feliz, satisfecho? ¿Como algo expandiéndose? ¿Sabés por qué? Porque cuando haces servicio buenas vibraciones y bendiciones vienen a vos. Estar en actividad te ayuda a meditar profundamente, valores opuestos y complementarios.

2- Experimentar el sonido del silencio.

Imaginate a vos mismo parado sobre una terraza a la mañana temprano, contemplando el cielo rojo, completamente hipnotizado por la belleza del sol asomándose. Sentís silencio y unidad con la belleza – la belleza que te lleva más allá de las palabras, ¿te pasó? Tu mente está tan calmada… ¿Alguna vez te preguntaste por qué ?

En silencio hay menos pensamientos y tu mente se tranquiliza. La mayor parte del tiempo cuando charlamos, nuestra mente también se mantiene charlando. Nuestros sentidos están ocupados recolectando información y bombardeándonos con miles de pensamientos e impresiones.

Una manera fácil de experimentar silencio y meditación es el curso Parte 2 de el Arte de vivir que se realiza todos los fines de semana en Buenos Aires y en el interior.

3- Mimar tu cuerpo con yoga.

¿Observaste que algunos días te sentís muy cansado durante la meditación y no podés ir profundo?

Esto es porque largas horas de trabajo traen rigidez al cuerpo y dolores; y debido a esta rigidez estas inquieto. Hacer algunas posturas de yoga te liberan de esta rigidez y te saca de ese malestar. Con esto, tu mente se calma y te permite tener una experiencia de meditación más profunda.

4- Observar que comemos.

Pensá en aquellos días en los que meditaste después de haber comido algo aceitoso, frito, pesado,  y en los días que meditaste después de haber comido algo saludable y liviano. ¿Sentiste alguna diferencia en tu meditación? Esto es porque la comida tiene un impacto directo en el estado de tu mente.

Como meditador, una dieta ideal debería incluir granos, vegetales verdes, frutas frescas, ensaladas, sopas, etc – esencialmente comidas que son livianas y fáciles de digerir y altas en prana (energía).

5- Cantate a vos mismo.

¿Notaste como diferentes estilos de música provocan diferentes emociones?

Estamos compuestos en un 90%, o más,  de espacio, por ende el sonido tiene un profundo efecto en nosotros. Cantar, sobre todo mantras, purifica las emociones y sentís una sensación de expansión. La mente pequeña que charla incesantemente es silenciada y cuando meditas tenés una experiencia más profunda.

6- Establecete un horario para meditar diariamente.

Mantener una disciplina es la llave para tener experiencias mas profundas en meditación. Resérvate un tiempo para tu meditación todos los días y experimentá la magia de ir cada vez más profundo.

Inspirado por las charlas de sabiduría de Sri Sri Ravi Shankar.