El secreto de las relaciones: Meditar.

Nuestras relaciones añaden color y diversidad a nuestra vida. Cada una tiene sus propias dimensiones y expectativas. Sin embargo, todas las relaciones requieren apoyo y ciertas habilidades que nos aseguren que son una influencia positiva en nosotros. Aquí es donde la meditación ayuda.

1- Relación con nuestro Ser.

El marido a su mujer: Creo que deberías pasar unos días en soledad, contigo misma.

Esposa: Pero! ¡Me aburro tanto al estar sola!

Marido: Mi querida, si te encuentras a tí misma aburrida, entonces ¿cómo puedes ser interesante para los demás?

Gastamos gran parte de nuestro tiempo y energía en las relaciones con los otros, pero casi nada de tiempo en nuestra relación con nosotros mismos. "Si no tienes una relación contigo mismo, todas las demás relaciones se vuelven superficiales. Y si tu relación contigo mismo es tan profunda y constante, entonces, naturalmente, desarrollas la habilidad para manejar cualquier tipo de relación que te rodea ", dice Sri Sri. La meditación desarrolla la relación con tu Ser.

2- Libertad de la duda.

Marido a su suegra: Te quiero madre.

Suegra: ¿Realmente? (Sus ojos se abren)

Yerno: En realidad, no tanto.

Suegra: ¡Lo sabía!

La mente tiene una tendencia a dudar siempre de lo positivo y de aferrarse a lo negativo. La duda destruye las relaciones. ¿Cuándo surge la duda? Cuando tienes un bajo nivel de prana o energía vital. La meditación mantiene su nivel de prana y ayuda a la mente a estar libre de dudas y confusiones.

3- La demanda destruye al amor.

Mujer (furiosa): Amorr!!

Marido: Si, mi querida (sonriendo).

Mujer: ¿Por qué solo cuatro obsequios de cumpleaños este año? El año pasado fueron cinco. ¿ Acaso no me quieres igual que antes?

Marido: Te quiero lo mismo, ¡sólo que los precios han aumentado!

Dar obsequios y atención es parte de todas las relaciones. Sin embargo, después de algún tiempo, la demanda aparece porque queremos una prueba de que somos amados. Esta demanda puede convertirse en una carga para la relación con gran facilidad. Sri Sri dice: "La demanda destruye al amor". ¿Cómo podemos escapar de esta inseguridad y de la necesidad de la prueba? ¿Cómo podemos dar por sentado que somos amados? Aquí, la meditación es la clave. Ella nutre las cualidades de alegría, generosidad y el amor hacia nosotros, tan naturalmente.

4 - Intención Pura y Expresión Perfecta.

La mujer se está vistiendo para una fiesta. 

Marido (cariñosamente): ¡Te ves tan delgada en este vestido, mi querida!

Mujer: ¿Me estás queriendo decir que me veo gorda en todos mis otros vestidos?

Marido: No, estoy pensando que quizá es tiempo que cambie mis lentes.

A menudo, nos encontramos con que queremos hacer o decir algo, pero se entiende de otra manera. Hay un vacío, creando malentendidos. La meditación te da la capacidad para ver las cosas como son, comprenderlas con el espíritu correcto y comunicarse de una manera que sea agradable. Los tres - la observación, percepción y expresión - mejoran con la meditación.

Además, la meditación purifica nuestra intención. Nuestra capacidad de desear el bien a los demás, perdonar y bendecir, también se nutre.

5 – Comunicación más profunda.

La comunicación es un ingrediente importante en la receta para una relación sana. Existen varios niveles de comunicación - de cabeza a cabeza, de corazón a corazón y de alma a alma. Cada uno tiene su lugar y es más sutil que el otro. Las palabras y las acciones tienen mayor impacto cuando hay un sentimiento asociado a ellas. Sin embargo, en la comunicación de alma a alma, las palabras, los sentimientos y las acciones ya no importan y sin embargo, la conexión está allí. Esta es quizás la mejor comunicación que puedas tener. "La comunicación de alma a alma sucede sólo en el silencio", dice Sri Sri.

Es recomendable meditacion para cuidadores.

6 - El poder de tu Presencia.

Las palabras y los sentimientos en una relación cambian con el tiempo. Incluso la apariencia física no se mantiene. Pero lo que permanece y es poderoso es la presencia de la persona, por lo que nada más importa. Incluso si no expresas tus sentimientos de la misma manera que antes, o incluso si te sentas en silencio durante horas, simplemente estar en compañía de los demás y saber que la otra persona está allí para ti puede ser muy reconfortante. Esta fuerza de tu presencia viene cuando meditas (de preferencia cuando ambos compañeros meditan juntos) y nutren su relación consigo mismos.

Inspirado en conversaciones de sabiduría de Sri Sri Ravi Shankar.