Meditación y música.

Mi mirada estaba fijada en sus dedos moviéndose hábilmente a través de las cuerdas de su guitarra. Las palabras que surgían de su boca crearon un efecto sensacional en mí. Mi cuerpo se balanceo con la suave brisa que también parecía danzar al tono de lo que Vikram tocaba esa noche. En solo unos pocos momentos, mi cuerpo se aquieto, mi mente se aquieto como si su música y yo no estuviéramos separados. Ese momento, lo sabía estaba meditando.

“Cuando el corazón se derrite, aparece la música, ocurre la danza. La música es una parte esencial del florecimiento del potencial humano. El viaje de la cabeza al corazón trae armonía, conexión y un sentido de pertenencia que es de lo que se trata la vida”, nos comparte Bhanumathi Narasimhan (músico e instructor de Meditación Sahaj Samadhi), mientras se bambolea tranquilamente en su silla y canta su canción favorita.

La meditación hace la vida armoniosa como los ritmos en la música.

 “La meditación es el silencio que se manifiesta con la forma de mi música”, dice Vikram Hazra, cuya música sacude el alma y te deja hechizado.

La armonía en el sonido es música y la armonía en la vida puede suceder a través de la meditación. Cuando ambas: la música y la meditación son inculcadas en la vida, entonces aparece la perfección. En la vida, cosas como el estrés, el no entendimiento en las relaciones, y la enfermedad, traen desarmonía y hacen nuestra vida triste. Cuando meditamos, somos capaces de sintonizar nuestra vida hacia la manera que queremos y nuestra vida se convierte en armonía como los ritmos en la música.

La meditación no solo ayuda a experimentar la riqueza de la vida, sino que también nos ayuda a ser testigos del verdadero yo y a conectarnos mejor a nuestro ser.

Experimenta una visión de la infinita creatividad.

 “El silencio trae creatividad. Cada vez que no puedo pensar en letras para mis canciones, medito, y me trae claridad y las palabras simplemente fluyen. Es como que la creatividad toma las riendas”, dice Sahil Jagtiani, músico e instructor de los programas YES para adolescentes y adultos jóvenes.

Cuando meditamos, aparece la creatividad y la calidad de nuestra música cambia. Empezamos a experimentar lo ilimitado de nuestra capacidad, capacidad para apreciar la música y crear a la vez.

Redefiniendo tu experiencia.

“Para mí, la meditación y la música son lo mismo. Mientras canto, estoy totalmente en el momento y con la música, es como meditar. La meditación me ha ayudado a redefinir la experiencia de la música en sus más altos espíritus. “Cuanto más medito, mas entiendo la profundidad de la música”, dice Namita Malik, después de un animado satsang en el corazón de la ciudad de Ahmedabad.

La meditación suma profundidad a tu música. Cuando meditas, la música proviene naturalmente del corazón. La música tiene la capacidad de conectar a las personas.

La música y la meditación pueden ocurrir en cualquier lugar en cualquier momento, en tu dormitorio, en el aeropuerto, en un automóvil o en la orilla de un sereno lago. Los momentos donde esperas un vuelo en avión, o mientras tienes espacios entre reuniones – simplemente llena esos momentos con unos pocos minutos de meditación y siéntete creativo en cantarte a ti mismo porque cantando libremente es una expresión de absoluto júbilo!

Inspirado por Sri Sri Ravi Shankar en sus conversaciones de sabiduría

Por Divya Sachdev y graficas por  Niladri Dutta

Por cualquier sugerencia o comentario, enviar un correo electrónico a webteam.india@artofliving.org