Sri Sri Ravi Shankar : Biografía del Fundador

UNA INTRODUCCIÓN A SRI SRI RAVI SHANKAR

Sri Sri Ravi Shankar es un líder humanitario, maestro espiritual y embajador de la paz reconocido internacionalmente. Su visión de una sociedad libre de estrés y de violencia ha unido a millones personas en todo el mundo a través de proyectos de servicio y de los cursos de El Arte de Vivir.

EL COMIENZO

Nacido en 1956 en el sur de la India, Sri Sri Ravi Shankar fue un niño precoz. A los cuatro años era capaz de recitar partes del Bhagavad Gita, una antigua escritura en sánscrito, y a menudo lo encontraban en estado de meditación. Su primer maestro fue Sudhakar Chaturvedi, quien colaboró largamente con Mahatma Gandhi. En 1973 se graduó con títulos en literatura védica y en física.

CREANDO EL ARTE DE VIVIR Y LA IAHV

En 1981, Sri Sri entró en un período de diez días de silencio en Shimoga, Karnataka, en la República de la India. Allí fue concebido el Sudarshan Kriya, una poderosa técnica de respiración que se convirtió en la pieza central del curso de El Arte de Vivir. En el mismo año, Sri Sri fundó El Arte de Vivir como una organización internacional sin fines de lucro, educativa y humanitaria. Sus programas educativos y de desarrollo personal ofrecen potentes herramientas para eliminar el estrés y fomentar un sentido de bienestar. Estas prácticas han demostrado su eficacia a nivel mundial y en todos los niveles de la sociedad.

En 1997 cofundó la Asociación Internacional para los Valores Humanos (IAHV), destinada a llevar a cabo proyectos de desarrollo sustentable que fomenten los valores humanos y a coordinar la iniciativa de resolución de conflictos bélicos, en asociación con el Arte de Vivir. En la República de la India, en África y en América del Sur, los voluntarios de las dos organizaciones hermanas están impulsando el crecimiento sustentable en comunidades rurales, y ya han llegado a más de 32.300 aldeas.

INSPIRANDO EL SERVICIO Y GLOBALIZANDO EL CONOCIMIENTO

Reconocido como líder humanitario, sus programas han brindado asistencia a personas con una amplia gama de problemas, como las víctimas de desastres naturales, los sobrevivientes de ataques terroristas y guerras, los niños de poblaciones marginadas, las comunidades en conflicto, entre otros. La fuerza de su mensaje ha generado una oleada de servicio a través de un enorme cuerpo de voluntarios que están llevando adelante estos proyectos en áreas críticas en todo el mundo.

Como maestro espiritual, Sri Sri ha reavivado la tradición del yoga y la meditación, la cual ofrece de una forma relevante para el siglo XXI. Además de revivir la sabiduría antigua, ha creado nuevas técnicas para la transformación personal y social. Estas incluyen el Sudarshan Kriya, que ha ayudado a millones de personas a encontrar alivio frente al estrés y a descubrir una fuente interior de energía y paz para la vida cotidiana. En sólo 29 años sus programas han elevado la calidad de vida de los participantes en 151 países.

UNA FIGURA DE LA PAZ

Como embajador de la paz, Sri Sri tiene un papel clave en la resolución de conflictos y extiende su visión de la no violencia en foros públicos y en congresos de todo el mundo. Es considerado como una figura neutral debido a su integridad incuestionable. Tuvo crédito suficiente para atraer las partes contrarias a la mesa de negociaciones en Iraq (véase el informe de CNN en la sección de vídeo), Costa de Marfil, Cachemira y Bihar.

A través de sus iniciativas y lineamientos, Sri Sri ha destacado reiteradamente la necesidad de reforzar los valores humanos y el reconocimiento del ser humano como nuestra más alta identidad. Fomentar la armonía interreligiosa y la educación multicultural como remedio para el fanatismo, constituyen gran parte de sus esfuerzos por lograr una paz sustentable en nuestro planeta.

Su obra ha tocado la vida de millones de personas en todo el mundo -atravesando las barreras de raza, de nacionalidad y de religión- con el mensaje de que es posible “una única familia mundial”, en donde haya paz interna y externa, y que una sociedad libre de estrés y de violencia se puede crear a través del servicio y del despertar de los valores humanos.