Cuando un error no es un error

Bendecidos son aquellos que no ven a un error como un error.

No obstante es difícil no ver tu propio error. Exteriormente puedes justificarte o probar tu inocencia, y sin embargo el error pincha tu conciencia. No te justifiques. Siente en cambio el pinchazo del error. Ese mismo pinchazo te quitará del error.

Un error significa algo que te trae miseria en un largo plazo. Entonces ¿por qué alguien cometería un error con conciencia?

Al marcar un error a alguien, ¿lo consideras como alguien separado de ti y continúas señalando su error o haces que se sienta como parte de ti? Cuando le señalas un error a alguien, ¿lo estresas más o creas más conciencia en esa persona? A menudo no señalas un error cuando es requerido. No señalar un error – considerando el lugar y el momento – es también un error.

Cuando cometes un nuevo error, no es un error; has aprendido una lección valiosa. Pero cuando repites una y otra vez el mismo error, es un GRAN error. Un error significa simplemente que te ha faltado una lección que se te ha puesto en el camino.

No lamentes tus errores. Sólo toma la lección. No serás juzgado por tus errores, sino por tus virtudes. Los errores son del mundo. Las virtudes son de la Divinidad.

Sabio es aquel que aprende de los errores ajenos. Menos sabio es aquel que aprende de sus propios errores.

El tonto sigue repitiendo el mismo error una y otra vez y nunca aprende de él.

 

In Bali, we went to the ancient temple of Besaki. Here, as in the old days, there is only the empty seat of the Deity, which signifies the divine beyond form. The Indonesian Director of Religious Affairs and a member of the Ministry of Education welcomed Sri Sri at the opening of our Jakarta Ashram. In an inaugural speech, they said they believed Sri Sri's visit would influence the economic crisis in Indonesia. The very next day, the Indonesian currency (Rupiah) was 30% stronger. The devotees from Jakarta have adopted an orphanage in Puncak, which they visit regularly. The director of the orphanage said that while other people bring money, clothes and toys, our group had supplied the missing nutrient the children needed the most : love! The children each received a package of school supplies and goodies. We all laughed, sang and danced as the director cried tears of gratitude.