Yoga en Avión para Estrés y Cansancio en Viaje

Todos estamos familiarizados con el estrés y la fatiga física que encontramos durante el viaje aéreo. Además del desfase horario, nuestro cuerpo también se somete a un cierto estrés y tensión durante el viaje.



Los períodos prolongados estando sentado y quieto - especialmente en un avión con aire acondicionado muy alto, tren o autobús - pueden causar rigidez, tensión, y falta de circulación en el cuerpo. Practicar posturas simples de yoga mientras estás sentado en el avión puede ayudar a liberar la tensión muscular y aumentar la circulación durante el vuelo. Estas posturas también pueden ayudar a aliviar tu mente, calmar el sistema nervioso y disminuir la ansiedad. Lo que es más - ¡en realidad te ayuda a llegar mucho más relajado y fresco para las actividades que tienes por delante! Maravilloso, ¿no es así?

Prueba la siguiente secuencia de asanas de espacio limitado para relajarte y sentirte menos rígido la próxima vez que vueles. Y no olvides beber mucha agua para mantenerte hidratado.

Giro espinal sentado



Siéntate derecho en el borde de su asiento con los pies en el suelo. 

Coloca tu mano derecha en tu rodilla izquierda, y tu mano izquierda sobre el cojín del asiento, colocándolo justo detrás de tu cadera izquierda.

Inhala y levanta suavemente la parte superior del torso hacia arriba (la medida de lo posible, sin forzarte o a tu compañero de viaje!) a través de tu columna vertebral y el pecho, y gira lentamente hacia la izquierda mirando por encima de tu hombro izquierdo.

 Mantén esta posición, y luego, mientras exhalas, suavemente aumenta el giro un poco más girando los músculos del vientre más hacia la izquierda.

Apoye su mano derecha contra su rodilla izquierda para profundizar en el giro. Tome 8-10 respiraciones profundas.


Repita el procedimiento anterior, por el otro lado.

Gato sentado / Postura de la vaca



Siéntate en el borde de su asiento, con las rodillas una cómoda distancia el uno del otro, y trae a tus tobillos debajo de las rodillas.

Coloca las manos sobre los muslos, y mientras inhalas, la inclina o curva la pelvis y el abdomen hacia el exterior y permite que el pecho se arquee y se mueva hacia adelante, con la columna vertebral arqueada hacia dentro. Esta es la postura de la vaca.

Al exhalar, enrolla hacia el interior la pelvis y la espalda, arqueando la columna hacia el exterior, y baja la barbilla mientras el pecho se mueve hacia dentro y hacia abajo. Esta es la postura del gato sentado.


Repite de 4 a 6 veces.

Movimiento de hombros con manta, sentado



Siéntate cómodamente, colocando tu espalda cerca del asiento, y coloca una manta enrollada a lo largo de la espina dorsal, en el respaldo de tu asiento. Inhala suavemente, y luego contén la respiración, y levantando solamente los hombros, mantén los brazos en reposo.

Sin soltar la respiración, aprieta los hombros empujándolos hacia atrás (en la medida de lo posible, sin forzar).

Al exhalar, junta y aprieta los omóplatos hacia el frente, envolviendo los hombros alrededor de la manta.


Repite tres veces.

Postura de relajación de la espalda



En posición vertical, sentado en tu asiento, levanta la pierna derecha, y cruza el tobillo derecho por encima de tu rodilla izquierda, dejando el pie izquierdo en el suelo.

Mantén tu pierna derecha flexionada para ayudar a proteger la rodilla. Respira profundamente y lleva tu atención a la parte baja de la espalda.

Si deseas profundizar el estiramiento, dobla y lleva hacia delante el torso.

Mantenga esta posición por 8-10 respiraciones profundas

Repite del otro lado.

Postura de Relajación de cuello

Sentado en posición vertical, inclina tu oreja izquierda hacia el hombro izquierdo. Envuelve el brazo izquierdo por el lado derecho de la cabeza, tocando tu mejilla derecha. Respira profundamente, permitiendo que el lado derecho del cuello a ablandarse.



Suelta el brazo izquierdo y lentamente gira la cabeza hacia adelante, llevando la barbilla hacia abajo y hacia el lado derecho.

Luego, inclina tu oreja derecha hacia el hombro derecho. Envuelve el brazo derecho por el lado izquierdo de tu cabeza, tocando tu mejilla izquierda. Respira profundamente hacia el pecho y el lado izquierdo de tu cuello.

Tome de 6-8 respiraciones profundas a cada lado.



Atención: es importante practicar estas asanas con precaución.

También puedes probar con ejercicios de respiración.

Para cualquier tipo de consultas: info@srisriyoga.org