La meditación no es cosa seria.

Sorprendentemente, meditar es para gente joven.

Es tiempo de terminar con el mito que dice así: “La meditación es para la gente mayor, que tiene mucho tiempo libre y lo han vivido y visto todo.

La realidad es que la meditación es una simple y natural práctica para todo tipo de personas y edades, a los 9 años puedes empezar a realizarla.

Juana Sanchez, mamá de una nena de 12 años, nos comparte como su hijo modifico su comportamiento después de meditar. “Mi hijo solía ser tan inquieto que me era imposible llevarlo a cualquier lado. Nunca se quedaba quieto en un lugar. Desde que empezó a meditar, esta más tranquilo y calmo. Incluyo ya no me llaman del colegio a causa de su comportamiento.”

Entonces la excusa de la edad no va más.

Y ahora veamos la excusa más común y antigua de todas: “no tengo tiempo para meditar”. La meditación te lleva solo 20 minutos y no necesitas hacerlo en un momento determinado, es flexible.

Si bien es una buena idea meditar dos veces al día, a la mañana y a la tarde, si no podes hacerlo en esos momentos, hacelo cuando te sea cómodo. Seguramente vas a encontrar un espacio para tomarte unos pocos minutos.  

La meditación es divertida.

Te preguntaras ¿Cómo voy a sentarme conmigo mismo y con los ojos cerrados unos minutos?

Considera esto: Cuando empezas a encontrar tu propia compañía divertida e interesante, es mucho más fácil que los demás encuentren tu compañía divertida.

Para María Ferrero, una estudiante universitaria, su vida dio un cambio de 180 grados, una vez que empezó a meditar. “Era muy introvertida en el colegio, tenía pocos amigos. Cuando hice el curso de Sahaj Samadhi, dos años atrás, las cosas dieron un giro. La gente del colegio quería ser mi amiga, me dicen que es muy divertida mi compañía. Hago reír a todos. Mi entera personalidad ha cambiado. Todavía no lo puedo creer”.    

Si lo que queres es divertirte probá meditar con un grupo de amigos. Tiene un impacto mayor. Pero si no podes, no te preocupes. Recordá que no necesitas depender de nadie más para tu diversión.

Básicamente la meditación es para gente inteligente.

Naciste inteligente entonces ¿Por qué perder tiempo en cosas que no son importante? Lo que alguien dijo o no dijo, quejas, mala onda, un círculo que no conduce a nada.

Es tiempo de que rompas ese círculo y dejar de ser la pelota de la opinión de los demás. Cuando meditas, ganas la habilidad de tomar tus propias decisiones y encontrar la mejor manera de moverte hacia adelante. Esto es un signo de inteligencia. Una persona inteligente puede probar que la meditación puede darle lo que necesita.

La meditación es tu mejor amigo.

¿Sabías que encontrar un verdadero amigo, hoy en día es tan fácil como cerrar los ojos?

En la meditación, te conectas con tu ser y unos pocos minutos al día puede ser una experiencia tan refrescante como pasar tiempo de calidad con tu mejor amigo.

Sri Sri Ravi Shankar dice: “Se amigo de la divinidad, y el mundo entero será tu amigo”. Sonia Martin una joven emprededora concuerda. En sus palabras: “ Al ser una mujer de negocios es más fácil hacer enemigos que amigos. Al comienzo solía ponerme mal con las críticas y los comentarios de toda clase de personas. Pero ahora entrego todo en la meditación. Cuando me siento sola o enojada, cierro mis ojos y de repente me siento amada y cuidada. Ahora soy mi propia amiga.” Nos dice.

Sea que te sientas feliz o no, hace de la meditación una parte de tu rutina diaria. Vas a notar que con una práctica regular, te empezas a sentir más positivo y alegre sin ninguna razón especial.

Se dice que algunos amigos sacan lo mejor de vos, y otros lo peor. Hace de la meditación tu mejor amigo y vas a ver como lo mejor de vos florece.

Entonces ¿Para qué esperar? Sentante a meditar y fíjate que todo esto funciona. Anotate en el próximo curso de Sahaj Samadhi para tener tu mantra personal para meditar y que todavía sea todo más fácil.